ÚLTIMA HORA

ÚLTIMA HORA

martes, 5 de julio de 2016

LA CRUDA REALIDAD EN LOS JUZGADOS DE VIOLENCIA SOBRE LA MUJER DE CANARIAS

La Sección Sindical de Justicia de INTERSINDICAL CANARIA denuncia la situación laboral del personal funcionario que presta servicio en los juzgados de violencia sobre la mujer.

En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, el 29 de junio de 2005 entraron en funcionamiento como órganos especializados, los juzgados de violencia sobre la mujer. El problema era, y lamentablemente sigue siendo, muy grave. La puesta en marcha de aquellos órganos judiciales fue un gran paso adelante en la erradicación de la violencia machista, y el mensaje que quería y debía transmitirse es que cualquier posible victima de violencia de género pudiera obtener una respuesta sanitaria, social y jurídica global, encauzada por dichos órganos judiciales, para responder de forma conjunta, inmediata, eficaz y eficiente a la grave situación que afrontaba. Lamentablemente, casi 11 años más tarde, ese mensaje de esperanza, que se dirigía a las mujeres víctimas de violencia de género, no se ha visto debidamente acompañado de todas las medidas necesarias para su aplicación, especialmente en cuanto se refiere a la debida organización, formación y situación de los medios personales y materiales con los que debemos hacer frente a este grave problema social. Nos explicamos.

Los últimos datos estadísticos facilitados recientemente por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género referentes al primer trimestre del año 2016 sitúan a Canarias como la tercera comunidad con mas caso de violencia de genero, lo  que supone un incremento del 47% respecto al mismo periodo de 2015l.

En la Comunidad Autónoma de Canarias existen en la actualidad 6 juzgados de violencia sobre la mujer exclusivos y 11 juzgados compatibles, esto es, juzgados que compatibilizan su dedicación como juzgados de violencia de género y como juzgados ordinarios. Tanto unos como otros presentan disyunciones que aún se mantienen once años después de su entrada en vigor. Así, podemos destacar como más graves: